Algo bastante frecuente en terapia es mandar una tarea a alguien. Esta puede ser.. simple… pero porqué me cuesta tanto cambiar a mejor?… Indefensión aprendida, motivación interna.. etc… el ego, el yo está en guerra con lo nuevo.

 

Los 5 pasos definitivos para ser feliz.
Si empiezas a leer esto quiere decir que necesitas o buscas la felicidad en mayor o menor medida. Si introduces “pasos para ser feliz en google” aparecen 3.300.000 de entradas. Seguramente muy visitadas y demandadas. Y teniendo tantas soluciones y píldoras a la par de libros de Autoayuda para ser feliz. ¿Cómo es que aún no existe fórmula definitiva?. Por lo que veo todos los pasos que suelen proponer son actos que a una persona “infeliz” le cuesta horrores hacer, por eso ella es así.
Hace poco en el taller de miedo a hablar en público, una alumna hizo una muy buena presentación de la felicidad y planteaba una pregunta ¿Qué es para ustedes la felicidad?.. yo respondí.. “la felicidad es un lastre, algo que buscamos las personas para estar completos y que si no es así sufrimos”. Al instante pensé “ que bruto…”, realmente no lo veo así.
Puesto que hay mucha información de cómo ser feliz voy a plantear 5 ideas que teniéndolas muy presentes te ayudarán a ser “feliz”.
En esta sociedad y en este mundo el sufrimiento existe. Para empezar esto hay que aceptarlo. Todos pasaremos etapas de sufrimiento en nuestra vida y así es. Lamentablemente estamos en la era del sufrimiento mental y social, a parte del físico. No es culpa nuestra que tengamos que “ocultar” el dolor. El dolor y el sufrimiento existen tanto como la alegría y el entusiasmo. Mejor mostrar que ocultar, y peor aún ocultar con máscara de felicidad. Si al mostrar sufrimiento y dolor te sientes incomprendid@, tranquil@ es la otra persona la que no está en sintonía con la realidad.

 

La felicidad es un constructo complejo y ficticio. Como sabes la felicidad es subjetiva por lo tanto lo que es felicidad para unos, no lo es para otros. Tu felicidad solo la encontrarás en ti, en tu profundo autoconocimiento y respeto, y tal vez diste mucho del IDEAL DE FELICIDAD marcado por la sociedad. La felicidad que viene marcada por la sociedad tal vez diste mucho de ti, y esto te hace sufrir si no caes en la cuenta. Me extiendo en el siguiente punto.

 

Si mi ideal es ser feliz, ya caíste en la trampa. Existen dos mundos, el real, y el ideal. El real es el que es. El ideal es el que me gustaría ser. Muchas veces el ideal no viene marcado por mis necesidades ni motivaciones, sino por las necesidades y motivaciones para encajar en un modelo social. Para que lo entiendas ¿realmente crees que una persona feliz tiene que estar con una sonrisa en la cara? Eso es un ideal. Una vía directa hacia la “Felicidad real” es la aceptación de mi “Yo Real”. Esto es un trabajo tremendamente complicado y por momentos duro, pues mi yo real en muchas ocasiones está escondido y de poco que salga no me gusta.

 

Ser feliz significa no tener la felicidad presente en tu vida. Tal vez esto te llamará la atención, pero tener la felicidad como una meta, significa estar en una situación de infelicidad ¿Lo entiendes no?. Ríndete, acepta lo que existe, hay pequeños gestos a tu alrededor que te generarán bienestar, establece relaciones interpersonales que te hagan sentir bien, trabaja duro por tus ilusiones, haz tus ilusiones realidad, ámate, cuídate… Todo en presente. Disfruta.. todo en presente. Día a día… y ve disfrutando de las emociones que esto te genera, respétate y vive, llora, ten ansiedad… . Tal vez este último párrafo esté más cerca de la felicidad, que esa felicidad que se propone en 3.300.000 entradas del google. Pues la mayoría de estas entradas estarán basadas en el Ideal de Felicidad.

 

¿Y si nunca llega? Esta pregunta la dejo en el aire… y es el último paso de mis 5 pasos para ser feliz… con lo dicho plantéate profundamente esto ¿y si nunca llega?. La solución a esto es.. no tiene que llegar, eso es una ilusión. La felicidad está. ¿Qué me impide ser feliz? ¿Qué parte de mí no quiere serlo?

 

Espero que te haya servido de ayuda esta reflexión, solo pretendo que te des cuenta de la presión que hay por ser feliz y evalúes cuánto te pasa factura a ti.